neurocisticercosis

Neurocisticercosis

Updated: August 24, 2021

Lo que debe saber sobre la neurocisticercosis

La neurocisticercosis, también llamada degeneración neuromuscular, es una enfermedad progresiva que no se trata. Ocurre en personas de todas las edades y ambos sexos y afecta aproximadamente a uno de cada cincuenta adultos. La palabra neurocisticercosis se deriva de la palabra griega neuro que significa nervio y picazón en la piel. Puede afectar cualquier parte del cuerpo, pero ocurre con mayor frecuencia en las manos, brazos, piernas y tronco. Hay varias formas de diagnosticar la neurocisticercosis.

 

Un examen físico no revelará anomalías. Un médico utilizará pruebas de diagnóstico como hemograma, prueba de colorante especial y radiografías para descartar enfermedades graves como diabetes, malaria u otras enfermedades infecciosas. Si estas pruebas indican que hay neurocisticercosis, un médico ordenará una resonancia magnética o una PET para identificar si hay áreas anormales. La neurocisticercosis causa convulsiones, por lo que los escáneres cerebrales mostrarán si hay actividad en el cerebro. Una tomografía computarizada revelará si la médula espinal está dañada.

 

Una vez realizadas las pruebas, se elaborará un plan de tratamiento. Por lo general, se recetarán medicamentos para el tratamiento de la neurocisticercosis. Sin embargo, siempre se recomienda la prevención porque a menudo puede empeorar la afección. A continuación se ofrecen algunos consejos sobre cómo evitar la neurocisticercosis:

 

Cuide su peso: el sobrepeso es un factor común en muchas enfermedades, incluida la neurocisticercosis. Al vigilar su peso, puede prevenir ciertas complicaciones como diabetes o problemas cardíacos. Tenga en cuenta que muchos médicos se refieren a esta afección como diseotónicos. Se desaconseja el consumo excesivo de alcohol o fumar. Para mejorar aún más su salud, consulte a su médico y a un nutricionista que le ayudarán a planificar una dieta para evitar esta afección.

 

Cuide su medio ambiente: como ya sabrá, hay muchos factores ambientales que pueden afectar su salud. Tenga en cuenta que su trabajo, su hogar y su escuela tienen varios riesgos. Asegúrese de comprobar su entorno y aprender a controlar y regular su entorno. También puede buscar información en línea sobre la neurocisticercosis y cómo evitarla.

 

Cuida tu higiene: el entorno en el que vives tiene un gran efecto en tu salud. Asegúrese de cuidar bien su higiene. Por ejemplo, siempre lávese las manos todos los días. Nunca se toque los ojos con las manos y nunca se frote el estómago. Esto se debe a que el colon es muy susceptible a las bacterias, razón por la cual muchas personas padecen neurocisticercosis. Además, asegúrese de dormir mucho.

 

No fume: fumar puede dañar su sistema nervioso. No solo le da mala salud, sino que también aumenta el riesgo de neurocisticercosis. Por lo tanto, es muy recomendable dejar este hábito. Si no puede dejar de fumar, trate de reducir tanto como sea posible. Esto se debe a que fumar puede causar muchas complicaciones, como cáncer.

 

Obtenga un diagnóstico y tratamiento temprano: a pesar de que la neurocisticercosis no pone en peligro la vida ni nada de eso, aún no desea que se desarrolle. Es por eso que es imprescindible recibir un diagnóstico y tratamiento temprano. Si se descubre que tiene el trastorno en una etapa temprana, sus médicos pueden tomar la medicación adecuada para tratarlo y controlarlo.

 

Descanse mucho: cuando su cuerpo se siente demasiado cansado, no puede funcionar bien. Por lo tanto, una de las primeras cosas que probablemente le recetará su médico es que descanse mucho. Trate de tomar una siesta por la tarde o por la noche, siempre que se sienta débil. Además, trate de mantenerse alejado de los estimulantes y las drogas como el tabaco, el alcohol y la cafeína.

 

Coma saludablemente: la mayoría de las personas hoy en día se están volviendo muy conscientes de lo que comen. Quieren estar sanos y en forma. Y, por lo tanto, la mayoría de las personas también están tratando de comer el tipo correcto de alimentos y consumir una dieta equilibrada. En la medida de lo posible, trate de optar por alimentos naturales y evite aquellos que contienen aditivos y conservantes artificiales. En su lugar, consuma carne, verduras frescas, frutas y productos lácteos.

 

Haga ejercicio con regularidad: una buena rutina de ejercicios definitivamente puede ayudarlo a luchar contra la neurocisticercosis. El ejercicio regular ayuda a quemar el exceso de grasas y calorías que podrían dañar los nervios sensibles y los músculos de su cerebro y provocar un dolor intenso o un mal funcionamiento. Además, también podría mejorar su salud en general.

 

Cuide su peso: tener un peso saludable es extremadamente importante para quienes padecen neurocisticercosis. Ayuda a prevenir que usted adquiera otras condiciones de salud relacionadas con su peso, como diabetes, enfermedades cardíacas e hipertensión. Por tanto, si estás padeciendo este trastorno, sería de gran ayuda para adelgazar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies